“Han llegado a una meta que es, al mismo tiempo, el profundo compromiso de continuar creciendo.”

65 años como Universidad Pública

Estimado Lázaro Expósito Canto, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y su primer secretario en la provincia,

Estimado Reynaldo García Zapata, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular,

Estimados profesores e invitados,

Queridos estudiantes que hoy obtienen su título que los acredita como profesionales:

Este acto constituye el cierre de un período que, estoy segura, jamás olvidarán. Probablemente, ésta sea la última vez en la que muchos de ustedes se encuentran así, juntos.

En cinco años han vivido momentos trascendentales, que han pasado a formar parte de la historia institucional. La gran mayoría de ustedes ingresó a nuestro centro en el año 2009. Desde entonces y hasta hoy, hemos protagonizado sucesos académicos, culturales y políticos.

En el 2012 recibimos la categoría de Universidad Certificada, constatando así la calidad de los procesos que desarrollamos, en aras de proveer al país de los profesionales que necesita.

De seguro recordarán, en ese mismo año, el paso del huracán Sandy por nuestra ciudad, a solo horas de la celebración del 65 aniversario de nuestra fundación. Fueron días difíciles, en los que fue necesario recuperar la Universidad y la provincia, y el tremendo esfuerzo de cada estudiante, profesor y trabajador, por reiniciar la docencia.

Ustedes revitalizaron e hicieron contemporánea la tradición de las marchas universitarias, que hemos llevado a cabo, ininterrumpidamente, durante ocho años.

También desarrollaron las actividades del Octavo Congreso de la Federación Estudiantil Universitaria, donde debatieron las múltiples inquietudes que poseen, sobre temas locales, nacionales e internacionales.

En estos cinco años, participaron en alguna de las múltiples recogidas de café, que permitieron que nuestras aulas se cambiaran por campamentos en zonas intrincadas de la geografía santiaguera.

También participaron como auditores, como asesores jurídicos, aportando ideas para el mejoramiento de Santiago de Cuba o muchas otras formas de impacto social.

Igualmente, en sus temas de tesis, desarrollaron investigaciones vinculadas a problemas sociales y técnicos, aportando soluciones específicas; tal como corresponde a la misión que hizo surgir a nuestra Universidad: misión de servicio social.

Por supuesto, no puedo dejar de citar, como un hecho que no olvidarán, las mudanzas de los últimos meses, que nos han dejado anécdotas, nuevas amistades y, sobre todo, la convicción de que es posible solucionar las dificultades más complejas si se cuenta con el criterio de todos.

Cada hecho, unido a sus propias experiencias, ahora conforman los recuerdos de estos cinco años, donde han crecido y, casi sin notarlo, también se han transformado.

Nuestra mayor aspiración, como personas y como institución, es que esa transformación haya sido para bien.

Salen de nuestras aulas, hacia un país lleno de transformaciones, con nuevas formas de contratación, a partir de los Lineamientos de la Política Económica y Social, que garantizan más posibilidades laborales. En ese contexto, ser competentes, seguir superándose y buscar siempre alternativas, es más importante que nunca.

En el más reciente Congreso Internacional de Educación Superior Universidad 2014, el destacado intelectual brasileño Frei Betto, expresó:

“Todos sabemos que la Revolución Cubana enfrenta enemigos poderosos (…) El principal enemigo, sin embargo, no está afuera. Está dentro de Cuba. (…) Es el desánimo frente a los desafíos; es el individualismo que busca su propio provecho sin considerar los derechos colectivos; es la falta de cuidado con los bienes públicos; es la indiferencia frente a los más necesitados y los más viejos; es, en fin, el egoísmo que hace de cada uno de nosotros un virus capaz de corroer y debilitar el organismo social saludable.”

Frei Betto afirmaba que ese enemigo poderoso que está dentro de nuestra nación es también el más fácil de combatir. Comparto esa convicción. Por eso insistimos en los valores, en la importancia de sentir todos los días que somos seres con bondad, con decencia, con honestidad. Que hayamos sido capaces de inculcar esos sentimientos y actitudes en su actuar, resulta uno de los mayores aportes que podamos hacer a la nación que hoy los mira con orgullo.

La Universidad de Oriente nació con la voluntad de no discriminar a sus alumnos. Sesenta y cinco años atrás, nuestros fundadores vieron materializado su sueño de que el centro de cultura superior que habían creado, fuera público.

Con ustedes han obtenido el título de graduados en nuestro centro, casi 60 mil profesionales. En cada joven que sonríe victorioso en esta sala, más allá de su color de piel, sexo u origen social, está el éxito de nuestro proyecto. Ese es el mayor y mejor símbolo del ejercicio de los derechos humanos, plasmados en la Constitución de la República.

Llegar a esta jornada es la síntesis de todos los esfuerzos y logros que han alcanzado. Siéntanse orgullosos y recuerden que no han arribado solos hasta aquí. Sus familias, sus amigos, sus seres más queridos, los han apoyado y, como tal, se sentirán alegres de compartir este triunfo.

Han llegado a una meta que es, al mismo tiempo, el profundo compromiso de continuar creciendo.

Los invito a recordar, con mucho cariño, a sus profesores que supieron hacer de ustedes mejores personas, al mismo tiempo que los convertían en profesionales.

Den un fuerte abrazo a cada persona que será inolvidable. Otorguen a este momento la solemnidad y la trascendencia que ya posee en sus vidas.

Esta Alma Mater, se honra de haber acogido la alegría, las sonrisas, la ira, el llanto… todas las emociones que han compartido durante estos cinco años.

En una de sus hermosas frases José Martí decía…

las fuerzas que nos hacen vivir son: la dignidad, la libertad y el valor

Defiendan estas fuerzas que hasta hoy hemos compartido con ustedes.

Creen sus propias obras, la única manera de trascender será esa. Al igual que trascendieron, en cada uno de ustedes, los fundadores de esta Casa, orgullosamente cubana y universal.

Muchas felicidades

Esta entrada fue publicada en Discursos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>