“Están entrando a una meta por la que han luchado y que merecieron”

Estimados profesores

Estimados alumnos que ingresan, este año, a la Universidad de Oriente:

Hemos realizado la apertura oficial del curso 2013-2014 en esta tarde, en esta sala, orgullo de los santiagueros, que ha sido escenario de varias actividades de nuestra Universidad, provincia y país. Cada uno de los estudiantes que se encuentran sentados aquí, han llegado hasta nuestra Casa de Altos Estudios luego de vencer varios niveles de enseñanza, realizar los exámenes de ingreso y, en el caso de los varones, cumplir con los deberes del servicio militar activo.

Recibimos a más de mil alumnos que ingresan llenos de expectativas a un centro que, durante casi 66 años, ha permitido el acceso a los estudios superiores de una parte de la juventud cubana y proveniente de decenas de naciones.

Si realizan un recuento se darán cuenta de que no ha sido un corto camino. De seguro, no ha sido un camino exento de dificultades, retos y logros, y ahí radica el mayor desafío que asume nuestra institución: superar las expectativas que se han creado durante todos estos años, en relación con la última etapa de estudios que les permitirá especializarse en alguna de nuestras 34 carreras.

El compromiso es mayor cuando sabemos que esa formación debe ser basada en el trabajo educativo, con énfasis en lo político ideológico, que permita que nuestros graduados no sean solamente profesionales poseedores de conocimientos relacionados con sus disciplinas afines, sino que puedan aportarle a nuestro país, como verdaderos patriotas y revolucionarios.

El legado de nuestros más brillantes educadores, particularmente José Martí y Félix Varela, sirvió de fundamento a la política educacional cubana, expresada en la Constitución de la República, donde se llama a “promover la educación patriótica y la formación comunista de las nuevas generaciones y la preparación de los niños, jóvenes y adultos para la vida social”. El lema de la Universidad de Oriente, “Ciencia y Conciencia”, creado por nuestros fundadores, patentiza este propósito.

En cinco años, ustedes, más allá de especialistas, deberán ser hombres y mujeres íntegros que sean capaces de actuar éticamente, acorde con los principios de nuestra sociedad y las mejores prácticas de la Humanidad.

Asumimos este desafío en un contexto complejo. Hoy no estamos ajenos a carencias materiales importantes, que afectan la calidad de nuestros procesos. Nuestra enseñanza carece de grandes recursos materiales, si es comparada con las grandes instituciones mundiales que dominan el contexto universitario. Nuestro mayor recurso es otro: son los valores de los hombres y mujeres que deberán atenderlos en cada escenario de la Universidad. En el aula, en las bibliotecas, en las residencias estudiantiles.

Nuestro orgullo, por tradición, ha sido la capacidad de vincular los intereses del pueblo cubano a los procesos universitarios. Así surgimos, nos desarrollamos y estamos llamados a continuar profundizando ese vínculo, si queremos continuar existiendo como institución.

El inicio de este curso se encuentra marcado por la búsqueda de soluciones ante las dificultades en la infraestructura, que nos dejó el desastre natural que fue el huracán Sandy, en octubre pasado. En numerosas áreas, como las Facultades de Humanidades, Ciencias Sociales, Derecho, Matemática Computación, estas afectaciones son menores. En otras, como la Facultad de Ingeniería Eléctrica, la situación es más compleja y demandamos el esfuerzo de ustedes, en aras de continuar nuestros procesos con la menor cantidad de afectaciones posibles.

Hoy les doy la bienvenida, de manera oficial, a la Universidad que marcará una parte inolvidable en su existencia. Aquí madurarán física y mentalmente, y se consolidarán como hombres y mujeres. Conocerán a los amigos que probablemente duren para toda la vida, los profesores que probablemente sean inspiración en el momento de enfrentar, cuando hayan transcurrido solo 5 años, la vida laboral. Aquí, estoy casi segura, tendrán la oportunidad de conocer el amor, que muchas veces pasa a formar parte de nuestras vidas por un largo tiempo.

Hace solo 48 horas, el Primer Vicepresidente de nuestro país exhortaba a realizar un curso en el que seamos capaces de educar y enseñar más allá de instruir. En su encuentro con los profesores del centro, Miguel Díaz-Canel patentizó la importancia de perfeccionar cada actividad que llevemos a cabo, en correspondencia con los mejores valores de la Universidad Cubana.

Quisiera que recordaran este día como una jornada de alegría en sus vidas. Están entrando a una meta por la que han luchado y que merecieron. Millones de jóvenes como ustedes no pueden sentarse en un teatro como este a enorgullecerse por haber accedido a un derecho humano: la educación.

Desde aquí, los miro y siento sus esperanzas, su alegría, su diversidad y al mismo tiempo su unidad.

Sean bienvenidos a la Universidad de Oriente.

Esta entrada fue publicada en Discursos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>